Fausto

14 agosto 2017

Tenía la mirada perdida cuando lo encontraron, parecía haber olvidado para siempre su capacidad comunicativa. Felipe lo miró con cierta lástima desde el otro lado del vidrio mientras terminaba de llenar la constancia de que era su familiar y demás trámite burocrático.

–Oiga como que el joven está cucú ¿no? –preguntó estúpidamente uno de los oficiales a cargo de su cuidado las últimas cuatro horas mientras le daba una mordida a la torta de chorizo que le había pintado de rojo la comisura del labio derecho.

Felipe hizo apenas un movimiento de cabeza seguido de un gemido ininteligible para que el hombre no le hablara más.
Mientras el joven, al otro lado de la habitación se remonataba a su infancia, pero sobre todo pensaba en su madre, en las grandes mejillas rojas.

Felipe terminó de leer en informe que le comunicaba que su primo había sido encontrado desnudo en un callejón cerca de la plaza de la capital, no sabía su nombre y apenas respondía con la mirada a quien le hablaba. Pero ¿qué le podía haber pasado en ese viajeí? Sólo Dios sabrá...se decía.


A veces parece impensable que una madre pueda hacer las del diablo. 

Tears - The Stone Roses

08 agosto 2017




Nuestro amor, nena, atraviesa por cambios
y no sé si estoy vivo, muerto, muriendo
o sólo un poco harto
alguien me ofreció una línea
sabes que la necesito con desesperación

Perdido en un laberinto hecho por mí
no encuentro la salida
llévate tus juicios
voy perdiendo en esta ocasión
mejor que lo creas

Así que si me escuchas llorar
o hablar entre sueños
no temas
sólo son las horas que guardo
debemos amar durante un millón de años
un amor que nunca se desvanezca
a través de las huellas de tus lágrimas

Todo lo que puedo esperar es que me veas caer
da tu mejor golpe a mi foto colgada en tu pared
olvídame
absuélveme, mi amor
he visto el futuro en los rastros de tus lágrimas

He visto el futuro en los rastros de tus lágrimas
de tus lágrimas
todas esas lágrimas…

Proyecto una sombra cada vez más pequeña conforme pasan los días
no hay tiempo de pensar, sólo me desvanezco
un tipo de magia en tus esperanzas y sueños
me muestran el futuro a través de los rastros de tus lágrimas

Las cosas que no tienen nombre

16 mayo 2017



Hacía mucho tiempo que no terminaba un cuento. Para mí, la escritura se ha vuelto un ejercicio cada vez más exigente. Recuerdo que en mis años preparatorianos podía redactar uno por semana, y por supuesto ahora los releo y no puedo evitar sentir el rubor de la vergüenza, acompañada de ternura en muchos casos. Aún no tengo una versión definitiva ni título para este último texto, pero siento que el principio lo conservaré:

Del elefante al lado de la cama se hizo la luz. Saqué de mi bolso el libro en el que hace un par de semanas había sido derramada media botella de cerveza, otra noche, lejos de esta ciudad, bajo un cielo salpicado de estrellas. Se llama El libro de Monelle, te dije; recomendación de un amigo que, en sus palabras, era una “inusual compilación de historias de Lolitas”.
Te leí un fragmento: «los besos infieles que dan las mujeres que aman quedan marcados en sus mejillas con huellas de sangre…» y cada tanto volvía el rostro hacia ti, mirándote mirar la profundidad del vacío, como si tus ojos calcularan la densidad de la noche, igual que una fotografía, y la luz tenía una forma propia de acostumbrarse a tu rostro.

El cuerpo recuerda

08 mayo 2017

El cuerpo recuerda. No sé cómo funciona, pero sucede siempre. Hace un año mi cuerpo me indicaba que algo iba mal; mis dientes comenzaron a generar presión unos contra otros en una lucha entre los superiores contra los inferiores que terminaba en empate y cuya derrota se manifestaba en el dolor mandibular que me asediaba al despertar, mientras me lavaba el cabello, y rumbo a casa. Hoy, hace exactamente un año de esa época, la lucha ha regresado, pero espero que la batalle termine pronto y no haya daños colaterales, como una despistada lengua mordida, por ejemplo.

De "La canción de la bolsa para el mareo"

19 abril 2017

"El chico se hará mayor, y con el tiempo habrá otras canciones –no muchas, quizá diez o veinte en toda su vida– que sobresalgan por encima del resto de la música que conozca. Se dará cuenta, al hacerse todavía más mayor, mientras cruce la frontera canadiense y se dirija hacia Seattle, de que estas canciones no son sólo santas o sagradas, sino que son canciones de ocultamiento –lo que los aztecas llaman canciones carroña–, que tratan exclusivamente sobre la oscuridad, la ofuscación, el encubrimiento y el secreto. Se dará cuenta de que, para él, el propósito de esas canciones ha sido apagar el sol, crear una larga sombra y protegerlo del corrosivo brillo del mundo."

Reflexiones precumpleañeras darks, pero no tanto

03 abril 2017

He terminado por acostumbrarme a las renuncias, más por imposición que por convicción. Sin embargo, algunas ocasiones, escasas, en que el humo de la noche me impide el sueño, recuerdo. Los recuerdo a todos ellos, con sus ojos coloridos ante la promesa de lo que iba a ser el futuro. Recuerdo mis propios ojos. Y olvido que hubo una época en la que todos juntos pensamos que el cambio sería más radical pero menos definitivo. Supusimos un final más doloroso y menos permanente. No escuchamos a Cioran cuando decía que lo que nos hiere y transforma no son los grandes eventos sino esos pequeños actos que forman parte de lo cotidiano.

De la risa y el juego

20 febrero 2017


Escuché algo que me gustó y con lo que me sentí identificada: “a ti no te gustan las bromas porque son mentiras; eres mala en ellas porque te riges por la verdad”. Es cierto, siempre he sido mala con las bromas y generalmente las personas terminan diciéndome: “no te lo tomes tan en serio, era broma”, pero siempre me ha costado mucho trabajo entender e interpretarlas; para mí las palabras están muy cerca de lo sacro, y jugar con ellas es algo con lo que suelo tener muchísimo cuidado, por eso es difícil comprender la forma en que otros lo hacen. No los culpo ni creo que hagan mal, pero mi realidad se mueve de manera completamente diferente.
Hace un par de meses salí con alguien de quien estuve cerca de enamorarme; irónicamente lo que me gustaba, sin saberlo, era la facilidad que tenía para mentir, lo hacía con la convicción de quien se entrega a un juicio sin temor. No es que fueran mentiras graves, en realidad todo para él formaba parte de un juego, pero ya he dicho que soy mala en ello, y ¿qué no es la mentira una broma del intelecto hacia el mundo?, porque para saber mentir bien también es necesario hacer uso de la inteligencia, de lo contrario el juego pierde valor.
Me encanta reír, y rara vez lo consigo, no pretendo hacerme la interesante con tal afirmación, al contrario, me siento mal de no poder hacerlo con la frecuencia que otras personas. También me encanta jugar, pero no ser el instrumento, eso, me temo, termina siendo una terrible broma para cualquiera.

Trick of the light - The Who

13 febrero 2017

Completamente despierto en medio de la noche
me pregunto lo que está sintiendo
¿es una ilusión de la luz o su techo se desquebraja?


Sacude su cabello desde la cama
como una copia de “True confessions”
oh, esto debe parecer un cuento de hadas
para una mujer de su profesión


¿Pero lo hice bien?
¿te llevé a la cima del éxtasis?
¿estuve bien?
¿por tu rostro cruzó una sombra de emociones
o fue otra ilusión de la luz?


Anda, dime
¿qué hace una linda chica como tú en un lugar como éste?
ya no las hacen como a ti
y me gustaría llegar a conocerte
de manera más profunda
pero seguro es algo que ya has escuchado


Dama de la noche
¿no te gustaría fugarte conmigo?
dama de la noche
¿no te gustaría fugarte conmigo?


El dinero está tirado en el piso, ella me mira
agita su cabeza y suspira
sin tiempo y fuera de la puerta
luces rojas brillan en mis ojos



¿Pero lo hice bien?
¿te llevé a la cima del éxtasis?
¿estuve bien?
¿por tu rostro cruzó una sombra de emociones
o fue otra ilusión de la luz?

The crystal ship - The Doors

31 enero 2017

Antes de que te deslices hacia la inconsciencia
me gustaría un beso más
otra deslumbrante posibilidad de felicidad
un beso más, un beso más

Los días son brillantes y llenos de pesar
envuélveme en tu dulce lluvia
el tiempo que has pasado es demasiado insano
nos encontraremos de nuevo, nos encontraremos de nuevo

Dime donde descansa tu libertad
las calles son campos siempre vivos
líbrame de los motivos por los que
prefieres llorar, yo prefiero volar


El barco de cristal está siendo llenado
de cientos de chicas, cientos de emociones
millones de formas de gastar el tiempo
cuando regresemos dejaré caer un verso



24 enero 2017

«C'est le Diable qui tient les fils qui nous remuent!
aux objets répugnants nous trouvons des appas;
chaque jour vers l'Enfer nous descendons d'un pas,
sans horreur, à travers des ténèbres qui puent.
Ainsi qu'un débauché pauvre qui baise et mange
le sein martyrisé d'une antique catin,
nous volons au passage un plaisir clandestin
que nous pressons bien fort comme une vieille orange.»
Baudelaire - Au lecteur (fragmento)

La imposición del recuerdo

23 enero 2017


Con frecuencia abro mi Facebook y me encuentro con esa bonita selección "Un día como hoy", que aloja todo tipo de recuerdos e interacciones, que de manera in(?)voluntaria mi cerebro ha desechado para dejar espacio a nuevas vivencias. Y es que pareciera que en la actualidad se nos impone incluso qué olvidar y qué no. No sé exactamente qué postura tengo ante esta situación, aún no lo sé, porque tanto me seduce la idea preservar la memoria "a mi manera", como bien diría cierto personaje de Lost highway, como los encuentros con pequeñas joyas como la que les comparto a continuación; se trata de una de mis canciones francesas favoritas, traducidas por un amigo que tuve hace años llamado David, a quien no veo hace años. En realidad nunca fuimos grandes amigos, pero compartíamos gustos musicales y allá por 2010 yo aún no estudiaba francés y él sí, por lo que, leyendo alguna mala traducción de otra canción en este blog, decidió regalarme su propia versión de La Palmeraie, de Benjamin Biolay:

El Palmar


Si tengo suerte, usted estará de acuerdo
Un último baile del recuerdo del pasado
Un último abrazo en la obscuridad por la eternidad
Si tengo suerte, veré el verano
En una casa blanca, contaré los veleros
Contaré los días en las páginas arrugadas de un calendario
Las rosas se han marchitado, las promesas olvidadas
Ningún invierno es verano en el palmar
Si tengo suerte, veré el cielo
Y sobre la hierba blanca, las nubes de golondrinas
Veré las murallas de la gran ciudad de la eternidad
Si tengo suerte, yo encontraré
Pienso en todos los que me han separado
Ahogaré/disimularé/sofocaré mi queja y el nudo en la garganta, los abrazará
Las rosas se han marchitado, las promesas olvidadas
Ningún invierno es verano en el palmar

Viajar

19 enero 2017

El tiempo pasa rápido cuando te mantienes ocupado. Esta es la primera entrada de 2017 y ya estamos en la segunda quincena de enero, pero no me arrepiento, la verdad, me he dedicado a hacer cosas que me apasionan y regresé a la vida como fénix tras un atropellado 2016.


Tenía más de tres años que no tomaba vacaciones, así que a la primera oportunidad me compré un boleto a Oaxaca y me fui a conocer lugares nuevos, especialmente aquellos que están dentro de mí. Cuando pienso en viajes no puedo evitar recordar mis clases de literatura de la Facultad y asociarlos con Jorge Semprún,  Schlegel, y muchísimos otros, incluso con Bolaño, de quien realicé mi tesis de licenciatura. Sus personajes, de una u otra forme emprenden viajes transformativos y el destino es sólo un pretexto para hablar de cosas más grandes que viven generalmente escondidas dentro de nosotros y que, erróneamente solemos denominar como monstruos o demonios. Creo que no todos estamos hechos para viajar solos, y no tiene nada de malo, pero a mí me sirvió mucho para barrer un poco del polvo que se había acumulado en diferentes partes de mi cuerpo. A veces, una idea recurrente puede generar telerañas en la cabeza a base de sólo utilizar cierta parte de la imaginación y olvidar que hay otras funciones en esa maquinaria maravillosa; el corazón se fatiga de latir al mismo ritmo y no le damos permiso de estirarse para florecer en otras direcciones; el estómago se llena de piedras y los intestinos se enredan.
Oaxaca se convirtió en mi amante pasajera y se abrió a mí completamente, dispuesta a enamorarme y a dejarse enamorar por mí; recorrí sus calles de noche y bebí de sus bares; me dejé acariciar por sus montañas y dejé al viento besarme las mejillas; sus aguas limpiaron mis heridas y su comida desenredó mis entrañas. Estoy segura de que volveré y nos reconoceremos como se reconocen para siempre los verdaderos amantes.

 
Designed by Lena Graphics by Elie Lash